TANUGARCIA

Vivir en otro país es como volver a nacer

Recuerdo el día en que tomé el avión hacia México… El momento exacto en que abracé a cada uno de mis familiares y amigos diciendo adiós por 3 meses, y en mi interior aventurero sabía que era para mucho tiempo más. 

14c379_811fe83d72b04692a84452fac2b9a014~mv2_d_2781_3072_s_4_2

Durante todo el viaje estuve en shock ¡Porque no eran vacaciones! Era una experiencia que tenía riesgos, pero que podía valer la pena. Y claro que así fue. Pero hace unos días pensaba en todos los cambios que implica vivir en un país diferente del que somos y por eso decidí compartirles esta reflexión.

Cuando uno llega a un lugar, con la idea de quedarse a  vivir, se observa todo desde una mirada más profunda. Analiza cada cosa que ve, admira las diferencias culturales, y proyecta cómo cambiará su vida allí. Y se presenta un gran desafío… Tu maleta que venía cargada de experiencias, aprendizajes, costumbres, debe hacerle lugar a un nuevo equipaje: un modo diferente de ver la vida.

No creo que las costumbres desaparezcan, sino que entra en juego la increíble capacidad de adaptación que tenemos los seres humanos.

Todo lo que habías aprendido como realidad se puede modificar. De repente, el pan con mermelada de las mañanas, puede convertirse en un increíble plato de frutas… O ese asado infaltable de los domingos, es ahora una barbacoa deliciosa.

14c379_b6cb57f5bb244130b296bdcb63e91bb1~mv2_d_5184_3456_s_4_2

Pero si creías que la comida era lo único diferente, hay más. Son horarios nuevos, sonidos y olores desconocidos, paisajes extraños, modo de vestirse, y claro… formas de expresarse.

Y aquí viene la segunda capacidad del ser humano: la posibilidad que tenemos de transformarnos. Se incorporan palabras, significados, y poco a poco nos convertimos en una mezcla interesante.

Incluso llega el momento en que surge una confusión: cosas que antes veías tan normal en tu cultura de origen, ahora también se volvieron extrañas. Pero tranquilos.. no enloquecimos. Sucede que las costumbres pueden adquirirse. El modo de ver la vida puede cambiar. Y nada está establecido para toda la vida.

Por eso déjame decirte: A pesar de la catarata de emociones que significa vivir en otro país, y los grandes cambios que se atraviesan, es una experiencia que jamás cambiaría. Y claro. Cada vez que tengo la oportunidad de recomendarlo, lo hago. Así que: si tienes la oportunidad de viajar ¡hazlo! Pero si tienes la posibilidad de vivir en otra cultura ¡Aprovéchalo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s