POR EL MUNDO, TANUGARCIA

¡Dormí en una isla flotante de los Uros!

¿Les ha pasado que viajando el destino los sorprende? Pués así me pasó en esta etapa de mi viaje por #Perú. Si tengo que describir el Lago Titicaca, la interesante cultura de los Uros y el paisaje del lago navegable más alto del mundo, me quedo sin palabras. La experiencia que viví en Puno fue increíble, así que se las quiero compartir.

IMG_1378

 

Antes de hacer este viaje, revisamos en internet varias opciones de alojamiento. En booking.com encontramos 3 tipos / categorías: hoteles con vista al Lago Titicaca, otros dentro del lago y por último, en el centro de Puno. Decidimos arriesgarnos y elegir un alojamiento DENTRO del lago, en un lugar llamado Titicaca Lodge Perú.

Y la historia se desarrolló así:

El tren llegó a Puno a las 17:30 horas y en la estación nos esperaba Armando (servicio brindado por el hotel), en un auto preparado con wifi, cobijas y agua, para trasladarnos hacia el Lago Titicaca. Veníamos de un largo viaje desde Cusco, donde conocimos el famosísimo Machu Picchu. Así que pensábamos que lo mejor ya había pasado. ¿Qué más podía sorprendernos, que una de las siete maravillas del mundo?

IMG_1292

Armando nos acercó hasta una especie de “pequeño puerto” donde subimos a una lancha.  Ya eran casi las 7 de la tarde y comenzamos a adentrarnos en el gigantesco Lago Titicaca, para llegar a una de las casi 80 islas flotantes de los Uros. Allí, Dora con su típica vestimenta, una linterna para alumbrar y una sonrisa gigante, nos esperaba para recibirnos con su saludo: Kamisaraki (en su idioma Aimara), que significa: ¡Hola! ¿cómo estás?. A lo cual debe responderse: Waliki. Desde ese momento, supe que la experiencia de estar allí no la olvidaría jamás.

IMG_1356IMG_1364IMG_1358IMG_1369

Por si no habían escuchado de estas islas, les cuento un poco: Son artificiales, construidas a base de totora (planta acuática muy común en la zona), miden alrededor de 30-40 metros y están flotando en el agua por lo cual se pueden cambiar de lugar. Para mantenerlas, dos veces al mes agregan una capa de totora. Cada una pertenece a una familia de los Uros, pueblo ancestral que lleva muchísimos años viviendo en medio del lago, situado a una altura de 3,800 metros sobre el nivel del mar. Lo sorprendente es el estilo de vida que llevan basado en la caza y pesca. Sus traslados son en lanchas también construidas de totora. Como es evidente, viven totalmente alejados del estrés, de los ruidos, de la contaminación. Incluso, de algunos servicios. La modernidad les ha dado electricidad a través de paneles solares.

Esta parte del viaje, la hicimos sin mucha planificación. ¡Y resultó perfecto! Ellos nos esperaban con la comida preparada, (exquisita por cierto) y con una serie de actividades para hacer al otro día, incluidas en el precio de la estadía. Más allá del hermoso paisaje, lo lindo de esta parte del viaje fue todo lo que aprendimos.

En cada isla no hay más que 3 o 4 cabañas de totora. Por lo cual, cuando nosotros llegamos, éramos los únicos conviviendo con ellos. Nos presentaron a cada uno de los familiares y nos enseñaron a hacer un buen uso de la isla. ¿A qué me refiero? Que allí, el cuidado de la naturaleza está por encima de todo. Por lo cual, entre otras cosas, tuvimos que aprender a usar los baños ecológicos, porque bajo ninguna razón se puede contaminar el Lago.

IMG_1359IMG_1383IMG_1270IMG_1284IMG_1288

Esa noche descansamos y al otro día, nos esperaba el desayuno y una balsa de totora lista para pasearnos por el lago. Aprendimos a cortar la totora, vimos el atardecer en medio del lago,  visitamos otras islas y simplemente disfrutamos de estar en un lugar totalmente diferente al que estamos acostumbrados. Desde allí, se puede llegar a la Isla de Taquile, otro tesoro del que les hablaré en mi próximo post.

¿Recomendaciones para esta aventura?

-Saber que una vez que llegues, no hay bancos, ni cajeros. Así que hay que pagar todo en efectivo.

-Es indispensable llevar mucho abrigo porque de noche baja terriblemente la temperatura.

-Casi todos los alojamientos en las islas flotantes, son con baños comunes. Lodge Titicaca Perú es de los pocos (quizás el único) que cuenta con baño privado en cada cabaña. Por eso es que si van, les dejo el teléfono directo de Julio, quién los puede guiar en todo (+51 951 099 503). Sino, por booking los encuentran. Dentro de la estadía, tienen incluidas 3 comidas (desayuno, almuerzo y cena) y varias excursiones.

-Todo lo que necesites, tienes que llevarlo desde que te subes a la lancha. Porque allí no hay ningún comercio. ¡Estarás en una isla flotante!

-Para llegar a Puno, lo hicimos desde Cusco, en un tren de la empresa Perurail.

-Por último, déjate llevar. No es necesario planificar excursiones, ni paseos. Los Uros van a guiarte en todo y tendrán todo organizado.

Y así me despido, contándoles un secreto: este destino, fue mi parte favorita de todo mi viaje por Perú. Así que lo recomiendo 100%. No olviden que pueden leer las entradas pasadas sobre: mi experiencia en Lima, dónde comer y qué visitar en Cusco, qué hacer con el mal de altura, y una guía fácil para llegar a Machu Picchu.  Besos y hasta la próxima.

 

2 comentarios en “¡Dormí en una isla flotante de los Uros!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s